Miguel Gallardo

Per: Núria Parera

De petit era un nen tímid, molt tímid, però la seva passió per les històries ha fet que Miguel Gallardo  s’hagi dedicat a la comunicació. A través del còmic i la novel·la gràfica comunica vivències personals que li toquen molt de prop. Com l’experiència de ser pare d’una nena autista, la Maria. Ha publicat dos llibres sobre el seu dia a dia, “Maria i jo” i “Maria fa 20 anys”. Es defineix com a narrador d’històries, i reivindica el dibuix com un llenguatge per a expressar-se, sense normes ni judicis estètics. Dibuixar és una finestra al món, i massa sovint la tenim tancada.

¿Com viu la Maria l’experiència de ser la protagonista de dos dels teus llibres?

María no percibe el hecho de haber hecho un libro o una película. El libro, para ella, no deja de ser una de las libretas repletas de dibujos que yo le hago. Y en cualquier momento puede cojerlo y empezar a arrancar páginas. Es muy saludable para el ego o la vanidad, aspectos que no preocupan para nada a María. Ella es totalmente libre, hace siempre lo que siente. Es muy punk!

 

En el llibre expliques que la Maria ha començat a dibuixar. Com l’està ajudant el dibuix?

El dibujo ayudaría a todo el mundo, es una batalla mía que espero ganar algun día.

A María le cuesta mucho expresar emociones, y el dibujo es un recurso más que tiene ahora. Yo suelo dibujarle personas. Ella ha escogido dibujar la parte de las personas que más le llama la atención: la cara. Únicamente dibuja caras, que sólo ella reconoce, nadie más. No dibuja lo que ve, sino lo que siente. Es muy interesante trabajar de forma creativa con personas autistas. Lo hemos hecho con la exposición “Yo veo lo que tú no ves”, de la que soy comisario (Caixaforum, Girona). Todas las obras expuestas han sido creadas por personas con autismo. El dibujo es su ventana al mundo.

 

I a tu? Com et va ajudar el dibuix quan eres petit?

De pequeño yo era un friki total, muy, muy tímido. Me costaba la relación con los demas. Lo único que tenía era el dibujo, con el que expresaba mi mundo, mis historias. Recuerdo estar más horas metido en casa leyendo y dibujando, que fuera jugando.

 

A l’escola, com valoraven aquest talent?

No lo valoraban, o sólo en momentos en que servía para algo, como por ejemplo cuando había un concurso de carteles o cuando me pedían que dibujara el patrón del colegio cuando eran las fiestas del santo. Yo iba a un colegio de curas, los Maristas, y no incentivaban para nada la imaginación. El dibujo “artístico” que se hacía entonces consistía en copiar láminas. Toda la educación era de creatividad cero, memoria y poca cosa más. Aunque sí recuerdo algún buen profesor que te hacía apasionar por su asignatura. El cambio importante lo noté en C.O.U, cuando fui a un instituto público. Allí tuve la suerte de coincidir con el profesor Medina, que hacía experimentos artísticos, era brutal. Me hizo descubrir nuevos puntos de vista. De todas formas, a mi alrededor no había nada que me animara a seguir mi camino, lo hice a contracorriente.

 

La teva família entenia la teva passió pel dibuix?

Con mi padre no me entendía para nada. Él era ingeniero técnico y yo suspendía todas las asignaturas que a él le parecían importantes: física, química, mates… Vine a estudiar a Barcelona sin arropamimento familiar, aunque sí con su comprensión. Me apuntaron a la facultad de Bellas Artes, creo que mi padre pensó que al menos podría ser pintor, de los serios. Algo elevado. Pero yo quería ser dibujante de cómics. Lo peor, vaya. De todas formas no aprobé el examen de ingreso a Bellas Artes y me matriculé en la escuela Massana.

 

Quan vas començar a triomfar, què et va dir el teu pare?

Cuando tuvimos éxito con el personaje de Makoki me decía: “todo esto está muy bien, pero para cuando tendrás un trabajo fijo?”. Pasados los años, fue fan mío, aunque creo que no entendía muy bien lo que hacía. El momento más emocionante para él fue cuando conté su historia en el libro “Un largo silencio”. Era su testimonio de la guerra, y para mi padre era importante. Vino a la presentación, que fue muy emotiva. Murió ese mismo año.

 

Com va ser el teu pas per l’escola Massana? Et va ajudar a millorar la tècnica?

Yo sabía que me faltaba técnica porque me enfrentaba a problemas y no sabía cómo resolverlos, me daba cabezazos una y otra vez. Pero la escuela no era como las de ahora. Tenía un plan de estudios decimonónico, el profesor vestía chaqueta de pana y fumaba en pipa. La única forma que tenía de aprender realmente era analizar y copiar a los mejores. Por ello me pasaba horas en la biblioteca mirando revistas y libros. Me hice mi propia enseñanza. También me ayudó mucho conocer a Daniel Melgarejo, a quién llamábamos “abuelita”. Con él trabajé en un estudio de animación para televisión. Fue mi primer trabajo –aún estaba estudiando en Massana-, pintábamos fotograma a fotograma toda la animación. Melgarejo era un ilustrador brutal, muy olvidado hoy en día, y sus referentes fueron importantes para mí: la música que escuchaba, los dibujantes a los que admiraba, etc. Fue el primero -a mis 22 años-, que me dijo que lo estaba haciendo bien, que siguiera por allí. O sea que mi escuela fue la calle. Y Mediavilla, claro.

 

Amb Juan Mediavilla, vas treballar-hi molts anys.

Sí, Mediavilla me metía la bronca y me hacía repetir páginas mil veces. Al principio yo no tenía un estilo propio, lo cambiaba cada media hora. Él ejerció de profesor mío durante quince años. Yo sabía dibujar, pero Mediavilla me enseñó a narrar. Saber contar una historia es básico para un dibujante de cómic. De hecho, ahora el cómic ya no se basa tanto en la estética, ahora se valoran mucho más los buenos contadores de historias. Actualmente hay gente muy potente, sobre todo ilustradoras, como Conxita Herrero, Flavita Banana o Quan Zhou Wu. Parece que hay un boom de la novela gráfica.

 

Creus que actualment a les escoles es valora o s’incentiva més la creativitat?

Mientras los profesores insistan en eso de “pinta dentro de la línea”, vamos mal. Las líneas son para traspasarlas! Cuando voy a una escuela a hacer una charla siempre me presentan al niño de la clase que sabe dibujar, pero a mi me interesan más el resto. ¿Qué significa saber dibujar? ¿Respecto a qué? Si me comparas con Leonardo da Vinci yo tampoco sé dibujar. Pero si consideras que el dibujo es un lenguaje, una forma de expresión, es cuando empieza a ser interesante. Es una ventana abierta para conocer al niño. Yo soy partidario de lo amateur, es de donde suele salir lo bueno.

 

Als teus tallers fas dibuixar els adults, com reaccionen?

Se ponen a temblar porque tienen miedo. Miedo al ridículo, de hacerlo “mal”. Yo les doy permiso para dibujar de la forma que sea, sin valoraciones. También hago muchos talleres para padres con hijos autistas, e intento que recuperen el orgullo de ser padres. Sólo padres. No hace falta que se sientan educadores de sus hijos todo el tiempo.

 

També col·labores amb l’associació Aprenem.

Sí, es una asociación que trata con personas con riesgo de exclusión. Algunas apenas saben leer ni escribir, y entran en el mundo de la lectura a través de la novela gráfica. Creo que la novela gráfica debería estar en las escuelas, pues es una forma fantástica de contar historias a los críos, sobre todo a los que les da pereza leer o tienen ciertas dificultades.

 

Quan eres petit, somiaves que series..?

Dibujante de cómics, siempre. Nunca astronauta. Mi infancia la pasé leyendo el TBO, Pulgarcito, Capitán Trueno, etc. No eran ninguna maravilla, pero era lo que había y yo los devoraba. Si no fuera dibujante, no sé que sería. Básicamente, me gusta vivir. Donde fuera que me hubiera metido, lo hubiera disfrutado.

Hola culturista!

Hem detectat que el teu navegador té activat un blocador de publicitat que impedeix que es mostrin els bàners que tenim publicats a El Culturista. Dit això, ens agradaria explicar-te que la publicitat dels nostres anunciants és la nostra principal font de finançament i que ens permet oferir-te els continguts d'El Culturista de forma gratuïta. Penseu que a El Culturista no hi trobareu cap mena de publicitat programada -gestionada per algoritmes ni robots- que proposa anuncis sense cap interès ni relació amb la nostra proposta editorial.

Per tot plegat et volem demanar que ens facis confiança i desactivis l'adblocker per continuar, és probable que trobis interessants les propostes dels nostres anunciants

Moltes gràcies per la teva comprensió i per llegir-nos!